LOS FÁRMACOS PARA TDAH SON EFECTIVOS TAMBIÉN EN ALGUNOS TIPOS ESPECÍFICOS DE EPILEPSIA

En algunos casos los problemas de conducta y la falta de atención se dan en niños que también sufren epilepsia. Según afirman algunos especialistas que acaban de descubrir que el metilfenidato -fármaco que se receta para niños hiperactivos- puede ayudar a algunos tipos específicos de epilepsia que, además sufren falta de atención. Han comprobado que estos enfermos disminuyen también sus crisis epilépticas

El TDAH no es una entidad aislada, sino que en ocasiones coexiste con otros problemas neurológicos de diferente importancia. Así ocurre que el TDAH tiene una alta comorbilidad asociada a tics, cefaleas, trastornos de conducta, trastornos del ánimo y epilepsia.

Respecto a la asociación entre hiperactividad y epilepsia, según un estudio publicado en la Revista de Neurología, se revisaron 175 niños con epilepsia y se comprobó que estos niños presentaban un mayor riesgo y síntomas de TDAH, especialmente del subtipo inatento, según explican en esta publicación.

La principal manifestación asociada al síndrome epiléptico es el trastorno de déficit de atención. Este trastorno es más frecuente sufrirlo en la infancia y puede prolongarse en la edad adulta.

La epilepsia desarrolla unos factores en el niño que padece esta patología que le permite desarrollar trastornos de la atención y la conducta. Por ejemplo, la causa y el tipo de la epilepsia son importantes ya que los niños que sufren una epilepsia frontal tienen mayor riesgo de presentar problemas escolares y de conducta, según indican los especialistas.


Actitud siempre positiva

Otro de los factores determinantes es la actitud de un pequeño ante su enfermedad. La actitud positiva ante la misma comporta una mejor autoestima que revierte en menor riesgo de trastornos depresivos y conductuales que pueden perjudicar en su desarrollo escolar y familiar. También cuentan los factores externos sobre todo el apoyo y la actitud familiar ante la patología. El estrés familiar influye negativamente en el pequeño que puede desarrollar conductas peligrosas.

No todos los síndromes epilépticos tienen la misma intensidad. Algunos pueden cursar con crisis sutiles o que pasan inadvertidas para el observador y para el propio niño. Esto es característico de las ausencias infantiles, que pueden no detectarse hasta que existe un claro déficit de atención.

Otras patologías de epilepsia, como el status eléctrico durante el sueño sin crisis diurnas, pueden estar relacionadas con un síndrome de hiperactividad diurna. Pero puede ocurrir lo contrario, breves períodos de desconexión en pacientes con ausencias o crisis parciales atípicas que pueden confundirse con TDAH.    


Tratamientos siempre prescritos por especialistas médicos

La valoración de un tratamiento en el TDAH es primordial. Es una alteración crónica que, con un tratamiento adecuado, tanto farmacológico como psicosocial, puede mejorar mucho en sus síntomas. Según indican los neuropediatras consultados, el metilfenidato se ha detectado una mejoría en el funcionamiento conductual y en el aprendizaje de los niños con hiperactividad y, que además sufren epilepsia. El metilfenidato disminuye la actividad motora, los niveles de impulsividad y la tasa de conducta antisocial, mejora las actividades comunicativas y aumenta la autoestima.

Al relacionar epilepsia y TDAH el estudio concluye que el metilfenidato constituye un fármaco seguro y efectivo en niños con TDAH y alteraciones electroencefalográficas o convulsiones. Además, existe una seguridad en pacientes epilépticos que combinan varias medicaciones.

Fuente: Revista de Neurología 2004; 39 (2): 192-195